Amar lo que hacemos es la clave

Francisca “Colibrí” Aguilar, coach y emprendedora

AMÉRICA LATINA: Tiene 38 años de edad, es chilena y vive hace 4 años en Ecuador, Latinoamérica. De formación comunicadora, sin embargo por cosas del destino su camino se centró en las personas, en su posibilidad de transformación y encuentro con el propósito de vida. Hoy es potenciadora de personas (coach) y emprendedora de un espacio de desarrollo humano, llamado Colibrí Comunicaciones.Foto 2

“Vivir con sentido es un derecho humano, es lo que nos mantiene cada día con fe, con la esperanza de mejorar realidades y por cierto, la propia”. Si bien siempre se ha sentido un poco “lejos” de los supuestos convencionalismos sociales, es justamente en Ecuador donde todo lo que había soñado y pensado por años coincidió con las oportunidades de trabajo y de realización para ella.

La historia comenzó en el año 2011 cuando decidió viajar a Ecuador para desarrollar por 6 meses una investigación en comunicación en la amazonía, travesía que duró solo 7 días por cosas que no desea explicar, luego unos amigos le comentaron la existencia de una comunidad muy solidaria que había logrado salir de la extrema pobreza en 40 años, su nombre Salinas de Guaranda, ubicada en plena sierra a 3550 metros de altura y bajo un clima complejo.

“Me enamoré de inmediato del lugar. Era impresionante, allí todo lo que había aprendido por años servía, había espacio para la creatividad y el trabajo desenfrenado. Salinas es la escuela del trabajo comunitario del país”. Durante casi dos años, considerando algunos intervalos, trabajó como capacitadora en temas motivacionales, de autoestima y de trabajo en equipo junto a mujeres artesanas, jóvenes, grupos de trabajo, animadores comunitarios, campesinos y también formó a un gran número de comunicadores radiales, pues una de sus pasiones es la comunicación humana.

Foto 3

“Como diría el Padre Antonio Polo, la comunicación es el nuevo nombre del amor”. El sacerdote Italiano y líder de Salinas de Guaranda, Antonio Polo, es para ella un amigo entrañable en su vida y de paso uno de sus maestros. “Junto a él prendí que para lograr algo hay que desearlo con fuerza, con voluntad y estar dispuestos a trabajar con pasión por un propósito, es decir, hacer una labor con sentido”.

En el 2014 comenzó a trabajar junto al movimiento nacional de recicladores de base del Ecuador, RENAREC, aquellas personas que meten las manos a la basura para recuperar materiales como el plástico, el vidrio, el papel, entre otros. El desafío era no solo posicionar comunicacionalmente al movimiento a nivel nacional y en el continente, sino ser la coach de las líderes mujeres del gremio.

“Creo profundamente en la capacidad humana y que muchas veces el propio ser desconoce”. Dicha sentencia se haría realidad tras el trabajo de entrenamiento recibido por las líderes recicladoras, mujeres de gran temple que en la actualidad son el referente y vos de los recuperadores del país. “Esta oportunidad se la agradezco a Felipe Toledo de Fundación Avina, quien me abrió las puertas hacia un proceso muy transformador, tanto de ida como de vuelta”.

Hace más de un año inició uno de sus sueños, un emprendimiento centrado en el desarrollo del propósito de vida de personas y comunidades, denominado Colibrí Comunicaciones. “Colibrí nace luego de la muerte de mi abuelita, el momento más duro de mi vida sin duda, todo cambió para mí, su partida se llevó algunos de mis miedos y de paso, me arrojó a lo que hago hoy”. Dentro de sus sueños está construir su “Casa-Escuela” donde las personas se puedan potenciar, recuperar y entusiasmar por la vida. “Potenciar a las personas es uno de mis propósitos de vida, pues ver el despertar de un ser humano ante su capacidad es un breve milagro en el devenir del mundo, un rayo de sol garantizado”, sentencia Francisca Aguilar.
Síguela en twitter: @aleteacolibri/

Blog: obramundos.blogspot.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *